El Soldado Fanfarron

Martes, 26 Agosto   

El soldado fanfarrón consta de cinco actos. En el primero, que consta de una escena, se nos presenta a dos personajes: el militar que da nombre a la obra, Pirgopolinices, y un parásito de su entorno, que lo elogia prodigosamente. En “aparte” lo llama embustero y jactancioso, y justifica sus propias mentiras en su necesidad de comer. Lo elogia con tal desmesura que lo hace incluso adelantándose a lo que va a escuchar.

No obstante el militar ni siquiera sospecha de la burla. En esta escena, el parásito realiza la suma de los enemigos que el militar -Pirgopolinices- supuestamente había matado en un día determinado. Ya los números eran exagerados en sí: 150, más 100, más 30, más 60; pero no conforme con esto, en lugar de dar la cifra de 340 enemigos que sería el resultado de sumar esos números, cuenta un total de 7000 enemigos muertos por Pirgopolinices en solamente un día.
A esta exageración de la exageración por parte de su adulón parásito, el militar contesta: «…muy bien llevas la cuenta». El parásito, subrayando su interés, dice para sí mismo: «Los panecillos dorados me inspiran». Esta situación de dependencia con respecto al sustento es también señalada por el mismo Pirgopolinices, quien llega a decirle en esta escena -la única en la que aparece el parásito-: «Mientras te portes como hasta ahora tendrás qué comer…».


Tags: , ,